HONG KONG

Nº de latas 1

 

Formatos:

33 cl. ( 1 )

Hong Kong y la Cerveza
HISTORICO
 HONG KONG Consumo per capita : 28 l (2018) Historico Hong Kong es una de las dos Regiones Administrativas Especiales de la República Popular China, junto con la ex colonia portuguesa de Macao, de la que dista unos 60 kilómetros. Hong Kong pasó a ser colonia británica tras la Primera Guerra del Opio de 1842, y sufrió la ocupación japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. En 1997 concluyó la transferencia de su soberanía de Gran Bretaña a China, aunque se mantuvo un alto grado de autonomía para la Región. Como fruto de su historia y de su privilegiada ubicación, lo que le ha permitido ser el puerto comercial más importante y activo de la zona, Hong Kong presenta una cultura local marcadamente china, pero con mucha mayor influencia occidental que en el resto del país. En ella habitan personas procedentes de prácticamente todo el mundo, contando con una importante colonia de expatriados que trabajan en las numerosas delegaciones de grandes empresas multinacionales que llenan los rascacielos de su pintoresco skyline. Esta multiculturalidad se deja notar en todos los aspectos de la vida diaria en Hong Kong, y como no podía ser menos, también se aprecia en su cultura cervecera. A diferencia de China, donde la gran mayoría del consumo de cerveza se reduce a las más importantes marcas locales, en Hong Kong se pueden conseguir con facilidad cervezas tanto nacionales como de importación. Dada la importante presencia británica en la Región durante los últimos siglos, la cerveza es la bebida alcohólica estrella de Hong Kong: representa el 90 % en volumen de las bebidas alcohólicas consumidas. En la mayoría de comercios y restaurantes se pueden encontrar a un precio muy reducido las principales marcas cerveceras chinas, como Tsingtao o Yanjing, aunque es llamativa la gran importancia en toda la zona de San Miguel (sus ventas representan la tercera parte de la cerveza consumida en Hong Kong), la cervecera industrial más importante y conocida de la Región, subsidiaria de la empresa de origen español cuya fundación se remonta a la presencia colonial en Filipinas. Y más sorprendente si cabe es que la cerveza más popular de Hong Kong sea una San Miguel. Por ser considerado puerto franco libre de aranceles a la importación, y puesto que las bebidas alcohólicas de baja graduación no están sometidas a gravámenes, en Hong Kong se puede encontrar una amplia variedad de cervezas procedentes de todo el mundo, a un precio de venta bastante similar al que se conseguiría en cualquier ciudad europea. Son muy habituales las cervezas de grandes marcas como Heineken o Carlsberg, con gran presencia también de cerveceras británicas, estadounidenses, alemanas, belgas y australianas. Incluso es relativamente común encontrar por sus calles diferentes bares y taprooms especializados en cervezas artesanales, con estéticas y propuestas muy similares a las que se encuentran en cualquier ciudad europea. Cervezas de Hong Kong: Yardley Brothers – Quit your job! De bonito color amarillo limón, muy turbia y con espuma efervescente, fina y esponjosa que reduce rápido pero aguanta todo el trago, mostrando un aspecto canónico dentro de su estilo. Sabores de cereal, levadura y acidez cítrica muy equilibrados, con dulzor frutal de frutas blancas y notas herbales, de vainilla y especias. Amargor bajo, muy seca y de regusto maltoso y de plátano. Gweilo – IPA La moda de las cervezas artesanales en lata también ha llegado a oriente Es una IPA con 4,8 % de alcohol, elaborada con lúpulo Mosaic, de color ámbar claro con destellos dorados y ligero velo. Espuma de color hueso, esponjosa, abundante y de buena retención. Potente aroma a lúpulo cítrico y frutal, con toques de resina, herbales, especias, limón, mango, pino y dulzor de caramelo, dejando una impresión general de lúpulo fresco. Cuerpo y densidad medios, con gasificación perfecta y acorde a su estilo. Young Master – 1842 Island Su nombre hace referencia al año de inicio de la presencia británica en la Isla, muy acorde con la cerveza de origen inglés que contiene. Es una cerveza con 8 % de alcohol, de color ámbar anaranjado muy brillante y transparente, con espuma beige esponjosa de buen aspecto, pero baja retención. Aunque la etiqueta señala que se trata de una cerveza sin filtrar, su aspecto cristalino y claro dice lo contrario, contrastando con los tonos algo más oscuros que se esperan encontrar en una DIPA. Aroma de intensidad alta a lúpulo cítrico y resinoso, con base de malta y toques de caramelo, especias, florales, naranja, melocotón y pino, bastante potente y complejo. Densa y sedosa en boca, con baja gasificación y burbuja muy bien integrada. Moonzen – Yama De color castaño oscuro casi negro, rematada por una buena corona de espuma color canela muy fina y esponjosa, que desaparece casi totalmente a los pocos segundos. Gran aroma a malta tostada y ahumada, con un punto especiado muy interesante, y toques de humo, leña, café y regaliz, resultando un aroma bastante intenso para una porter. Buen cuerpo y textura oleosa en boca, ligeramente sobregasificada sin llegar a ser molesto. Notas de malta tostada y torrefacta, de café, humo, ceniza, tabaco de pipa, madera y caramelo. Amargor medio-alto, seca y con regusto a especias y fruta. Porter elaborada con la célebre y picantísima pimienta de Sichuan, con el 8 % de alcohol. Deja una leve sensación picante en el fondo de la garganta que se agradece, pues le aporta personalidad, combinando a la perfección las maltas ahumadas y caramelizadas con el picante de la pimienta de Sichuan y los chilis, una mezcla que no esperas encontrar en una cerveza de su estilo.