ISLANDIA

Nº de latas 4

 

Formatos:

33 cl. ( 4 )

Islandia y la Cerveza
HISTORICO
 ISLANDIA Consumo per capita : 75l (2016) La cerveza islandesa se caracteriza por su sabor profundamente amargo, propiedad que resulta de la mezcla de malta, azúcar, lúpulo y maíz con la pureza de sus aguas. Aunque antiguamente era muy común, la tradición cervecera en Islandia es muy corta, debido a que estuvo prohibida hasta 1935, fecha a partir de la cual se permitió de nuevo su importación, si bien con una graduación alcohólica inferior al 2,25 %. En mayo de 1988 se levantó esa restricción y, en marzo del 1989 se puso de nuevo a la venta. Retrocedamos un poco en la Historia. Los primeros pobladores de Islandia provenían de culturas donde beber cerveza y hidromiel era común. Poemas como el Hávamál hacen referencia al consumo de cerveza. El clima de Islandia (particularmente la tendencia de enfriamiento de la Pequeña Edad de Hielo , c. 1300-1850 a nivel local) puede haber dificultado la producción de cerveza, ya que se hizo imposible producir cebada en el país La cerveza en Islandia probablemente se remonta al asentamiento de la isla por los nórdicos . En la historia más moderna, la cerveza fue efectivamente prohibida en Islandia durante la mayor parte del siglo XX. Desde que se levantó esa prohibición en 1989, el consumo de cerveza en Islandia ha aumentado notablemente y han comenzado a surgir nuevas cervecerías. A principios del siglo XX, las actitudes islandesas hacia la cerveza y el alcohol habían cambiado. Un movimiento de templanza similar al de otros países impulsó la prohibición por razones morales. En Islandia también había un aspecto político en el movimiento: a medida que el movimiento de independencia islandés comenzó a formarse, la cerveza a menudo se asociaba con Dinamarca y, por lo tanto, "no era la bebida patriótica de elección". En un referéndum en 1908, el 60,1% de los votantes aprobó una prohibición total del alcohol que entraría en vigor el 1 de enero de 1915. Esta prohibición se levantó parcialmente en 1921 en respuesta a una disputa comercial con España y Portugal ; los dos países amenazaron con dejar de importar el bacalao salado de Islandia si no permitían la importación de vinos españoles y portugueses. El apoyo público a la prohibición completa eventualmente comenzó a desvanecerse y, en un referéndum de 1933 , el 57.7% de los votantes aprobaron levantar la prohibición. A pesar del referéndum de levantar la prohibición, la cerveza todavía tenía prohibido contener más del 2.25% de alcohol por volumen (muy por debajo del 4-5% de una cerveza promedio). Alguna cerveza de alta potencia fue introducida de contrabando en el país o producida por cerveceros caseros . En 1979, un empresario islandés, David Scheving Thorsteinsson, intentó llevar cerveza al país después de un viaje de negocios. Su cerveza fue confiscada, pero se negó a pagar la multa, argumentando que debería tener el mismo derecho a comprar cerveza en una tienda libre de impuestos que el personal de la aerolínea y los turistas extranjeros tenían permitido. Mientras perdió su caso, la prensa y la atención resultantes provocaron una nueva ley que permitió a los islandeses traer 6 litros (12.2 pintas) de cerveza extranjera al país. En mayo de 1988, el Althing aprobó una legislación que legaliza la cerveza por encima del 2,25% ABV. Las restricciones se levantaron el 1 de marzo de 1989. [3] El levantamiento de las restricciones a la cerveza se celebra como el Día de la Cerveza el 1 de marzo Después de que se levantó la prohibición de la cerveza, los hábitos islandeses de consumo de alcohol pasaron del alcohol a la cerveza y el vino. Entre 1989 y 2007, las ventas de licor per cápita disminuyeron en casi la mitad, mientras que las ventas de cerveza per cápita aumentaron más del doble. Los dos cerveceros domésticos más grandes de Islandia son Egill Skallagrímsson Brewery y Vífilfell . A finales de la década de 2000, han surgido más pequeños cerveceros artesanales que producen una variedad más amplia de estilos e incluso han ganado premios internacionales por sus cervezas. Los términos brugghús y ölgerð son el término más comúnmente utilizado para la cervecería Las ventas de alcohol fuera de las instalaciones en Islandia solo están disponibles a través de la empresa estatal de alcohol y tabaco de Islandia (ÁTVR) . Operan una cadena de 46 tiendas llamada Vínbúðin . Se propuso un proyecto de ley en 2015 para poner fin al monopolio estatal sobre la venta de alcohol. Las cervezas islandesas más conocidas son: Viking Thule, Egils Maltrior, Pilsner Egils, Viking Lager, Ölvisholt Brugghús Skjálfti. Viking Thule, de color dorado y pálido, al tirarla produce una pequeña corona blanca. El aroma especiado es una de sus características más identificativas. Es una lager fresca que se ha convertido en una de las cervezas más populares y vendidas en toda Islandia. De cuerpo muy ligero y con un levísimo toque de malta y lúpulo. Refrescante, ideal para saciar la sed. Egils Maltrior, se trata de una cerveza con un sabor muy agradable por su intenso sabor a malta. Su color es marrón muy oscuro, casi rojizo, y forma una corona pequeña pero espumosa. Según los críticos, esta bock es una de las mejores cervezas islandesas. Pilsner Egils, es el prototipo de las cervezas que se han fabricado en Islandia durante los años en los que las leyes no permitían elaborarla con un porcentaje de alcohol más elevado. Esta lager de color amarillo dorado tiene solamente el 2,2 %. Tiene un cuerpo ligero y es refrescante. Viking Lager, típica cerveza islandesa elaborada únicamente con lúpulo, maíz, malta, azúcar y agua, que le confiere un sabor amargo muy característico. En su elaboración se utiliza un grano especial que la hace sutilmente pegajosa. Ölvisholt Brugghús Skjálfti, presenta una gran complejidad, debida a la gran cantidad de maltas y de lúpulo que, bien equilibrados, integran su elaboración. De color dorado y cuerpo medio, en boca recuerda al caramelo. En su aroma predominan el lúpulo, los cítricos y la malta, 5 % de contenido alcohólico.
Pulsa sobre la lata que prefieras