REP. DOMINICANA

Nº de latas 1

 

Formatos:

35,5 cl. ( 1 )

  • Rep. Dominicana y la Cerveza
  • HISTORICO
    
REPUBLICA DOMINICANA Consumo per capita : 30 l. ( 2009 ) Historico Desde muchos siglos antes de la llegada de los europeos a América, los aborígenes de las Antillas elaboraban un tipo de cerveza a base del procesamiento de la yuca y del maíz. A la cual los dominadores le llamaron Chicha. (Chicha es el nombre que reciben diversas variedades de bebidas alcohólicas derivadas principalmente de la fermentación no destilada del maíz y otros cereales originarios de América: aunque también en menor medida, se suele preparar a partir de la fermentación de diferentes frutos. Por lo general es una bebida suave, de no muchos grados alcohólicos, y elaborada con medios artesanales. Cabe precisar que el término chicha es también utilizado en otros países de América Latina para referirse algunas bebidas no alcohólicas como la chicha criolla en Venezuela o la chicha morada en el Perú.) La citada Chicha era consumida entre los taínos (conjunto de pueblos indígenas procedentes del actual territorio de Venezuela, aunque a lo largo de los siglos fueron poblando las distintas islas del arco antillano) exclusivamente con motivo de festividades, asociadas a sacrificios o expresiones de gracias por los brindis de los dioses. Estas fiestas llamadas Areítos, tenían una duración de varios días, durante los cuales se consumían grandes porciones de la bebida. Esta cerveza dejó de ser elaborada por los aborígenes tiempo después de la conquista española, por la pérdida de tradiciones culturales prehispánicas entre los nacidos tras la conquista española. Por lo visto, los españoles en Santo Domingo tampoco mostraron interés en consumir dicha cerveza. Se tienen pocas noticias de consumo de cerveza en los dominicanos de aquella época. Es probable que sólo entraran cantidades reducidas de cerveza a Santo Domingo y Monte Cristi, donde se habían establecido mercaderes extranjeros. Tras el Tratado de Basilea de 1795, por medio del cual España cedió a Francia su posesión de Santo Domingo, se registró una apertura al comercio internacional, sin embargo, entre 1809 y 1821, y durante la dominación haitiana, entre 1822 y 1844, aparecen pocas informaciones relativas a la cerveza. De todas maneras, el establecimiento permanente de comerciantes extranjeros introdujo el consumo de la bebida en el medio dominicano. El consumo popularizado de la bebida tras 1835 estaba restringido a estratos urbanos muy limitados, y se consideraba la cerveza como un artículo de lujo. Hacia 1865, en su mayoría, lo que se vendía era cerveza inglesa (de las más consumidas en la época) y alemana. Cerca de 1872, y sólo en algunas ocasiones, comenzaron a aparecer menciones de marcas: Bobée, Tennents y Allsopp. A finales del siglo XIX, la fundación de ingenios azucareros insertó definitivamente a la economía dominicana en los circuitos económicos internacionales, lo que aumentó la capacidad de importación de bienes de consumo, lo que mejoraba la dinámica económica nacional. Es clara la correlación entre las coyunturas económicas de auge e incremento del consumo de la cerveza. En las informaciones de carga de los buques mercantes llegados a los puertos dominicanos, por tanto, comenzó a figurar la cerveza de manera cada vez más reiterada, sobre todo en los provenientes de Alemania. La primera Cervecería Dominicana.
Con el fin de promover inversiones locales, los gobiernos de las últimas décadas del siglo XIX decidieron poner en marcha una política de otorgamiento de concesiones, otorgando privilegios fiscales a los inversionistas, a veces mediante exención de impuestos aduanales y otras mediante subsidios directos provenientes de ingresos fiscales. En razón del nivel de consumo de cerveza, resultaba lógico que atrajera interés el establecimiento de una fábrica para su producción. La primera resolución del Estado Dominicano de concesión para una fábrica de cerveza, fue otorgada en 1882 al ingeniero francés G. Petitpierre Pellion. No hay menciones ulteriores de este proyecto, porque el concesionario no consiguió un inversionista interesado. Habría que esperar unos cuantos años para que se renovase una solicitud de concesión para la fabricación de cerveza. Fue cuando en septiembre de 1890, el norteamericano Simon J. Flatow logró del Gobierno Dominicano una concesión para la fabricación de cerveza. Se hizo a favor de una compañía recién constituida en Estados Unidos, The New Jersey & San Domingo Brewing Co. La empresa pasó a denominarse como «Gran Fábrica de Cerveza Nacional» y fue ampliamente favorecida, con terrenos donados y exoneraciones importantes. Se vendió cerveza al público en la primera semana de julio de 1893, gozando de una notoria simpatía entre los consumidores. Sin embargo, la empresa experimentó escasez de recursos, y no logró suscribir nuevos aportes de capital que permitieran mantener un ritmo conveniente del proceso productivo. Tras un préstamo, en julio de 1893 relanzaron la producción, con la marca de Cerveza Nacional, pero no parece que la calidad llenara del todo las expectativas del público. La empresa trabajó entre mediados de 1893 hasta fines de 1897. La prosperidad creada a raíz del estallido de la Primera Guerra Mundial, ocasionada por el incremento en el precio del azúcar y otros géneros de exportación, elevó notablemente el consumo de la cerveza. Esto estaba llamado a preparar las condiciones para que, por segunda vez, se plantease la producción local de cerveza a gran escala, llamada a perdurar. La primacía alemana en las importaciones, indica que la mayoría de los bebedores de cerveza seguían prefiriendo los tipos de sabor fuerte, como eran los más comunes en ese país. Esta orientación de las preferencias sentó las bases para la cerveza que se plantearía producir la Cervecería Nacional Dominicana desde 1929. Dentro de las marcas de cerveza que se consumían en la época, sobresalieron: Favorita, Caballo, Machete, Boya, Spatten, Guinnes, Schlitz, Budweiser y Pabst. La fundación de la Cervecería Nacional Dominicana.
Un precedente de política gubernamental que coadyuvó a la fundación de la Cervecería Nacional Dominicana consistió en la definición de la conveniencia de que en el país se produjese cerveza como medio para lograr ahorros sustanciales de divisas. El empresario norteamericano Charles Wanzer, fundador de la Cervecería Nacional Dominicana, estaba al corriente de esa visión gubernamental y decidió embarcarse en el proyecto, juzgando factible la instalación de una planta para la producción de cerveza en el país. Wanzer y Edward Paine adquirieron la antigua Cervecería Palma Real, cuyo propietario era el español Teódulo Llamas, e inyectaron capital para su ampliación. En la ciudad de Santo Domingo, el 11 de marzo de 1929 se procedió formalmente a constituir la Cervecería Nacional Dominicana. Desde los inicios, Charles Wanzer pensó que para hacer exitoso el proyecto de la cervecería, debía lograr una compenetración con el entorno dominicano, de forma tal que la población la considerase parte del país y no la visualizara como empresa extranjera. También, visualizó la calidad del producto como la clave del éxito del proyecto y se puso énfasis en la adquisición de materias primas de superior calidad. Por lo menos se destacó el lúpulo, que desde el principio fue adquirido en Checoslovaquia, considerado comúnmente el mejor del mundo. Se buscaba la excelencia para poder explorar luego la capacidad competitiva y exportar a países vecinos. Por haberse creado en aquel momento, y por las características de su fundador, es evidente que Trujillo utilizaba a Wanzer ante instancias de poder en Estados Unidos, al tiempo que este último protegía así su inversión y obtenía eventuales apoyos del Gobierno Dominicano. En los días previos a las elecciones del 16 de mayo de 1930 se anunció el lanzamiento inminente de la cerveza Colón, la primera marca de la Cervecería Nacional Dominicana. La recepción que se le tributó a la Colón fue fundamentalmente fría, aunque no exactamente desfavorable. Esto se debió al norte que había guiado la concepción de la marca, tendente a competir primordialmente con el ron. Se suscitaron opiniones adversas a la graduación alcohólica de la Colón, juzgada excesiva. Los que tenían recursos suficientes siguieron prefiriendo la adquisición de marcas importadas. En términos generales, hasta la década de 1940, la cerveza de producción nacional era mayormente consumida por aquellos que buscaban un precio bajo. En rápido reconocimiento de las limitaciones con que fue acogida la marca Colón, al cabo de unos meses la CND lanzó una nueva marca, la Reina. Esta fue mejor recibida que la primera. De todas maneras, todavía no se superaba a las marcas importadas. ¡Al fin la Presidente!
No obstante la mayor aceptación de la marca Reina, la administración de la CND juzgó conveniente mejorar todavía más la calidad de la oferta. Hubo consenso inmediato en que esta tercera marca era, con mucho, superior a las dos anteriores. Desde el momento en que se lanzó la Presidente, tipo Pilsener, en 1935, la CND retiró del mercado la marca Colón. En cambio, la Reina pervivió hasta fines de 1940, principios de 1941. El público impuso su preferencia por un tipo de cerveza, lo que se expresó en la identificación con las características de la Presidente. De ahí el éxito inmediato de la nueva marca y su acogida entre personas de variadas condiciones sociales y culturales. Cerveza Presidente
Durante más de siete décadas Presidente ha estado unida a la forma particular de sentir y de ser de los dominicanos, apoyando sus tradiciones, manifestaciones folklóricas, artísticas y culturales, la gastronomía criolla y el deporte nacional. Presidente ha sabido desarrollar una cultura cervecera en el país, asociando las ocasiones de consumo a las celebraciones familiares y entre amigos, y a la frescura extrema de un producto delicioso cuya temperatura de consumo óptimo se ubica a -2 grados Celsius, muy por debajo de la costumbre en otros lugares. Siempre innovadora, Presidente ofrece a los consumidores el mejor sabor en presentaciones novedosas, y los sorprende con acciones promocionales y de comunicación que sientan la pauta de la excelencia. Presidente cuenta con importantes plataformas de entretenimiento, entre ellas Verano Presidente, Presidente Presenta, Carnaval Presidente y el Festival Presidente de Música Latina. La exitosa presencia de Presidente en mercados internacionales que se extiende a los Estados Unidos, el Caribe y Europa, unida a su gran aceptación por parte de los turistas que nos visitan, contribuye a la proyección internacional de la calidad de los productos de la República Dominicana y de los recursos y atractivos del país y de su gente. La Presidente es una cerveza rubia, tipo Pilsner destacando entre sus características, su aroma y excelente sabor, con un contenido alcohólico del 5 % por volumen, siendo elaborada con: agua, cebada malteada, maíz refinado, azúcar y lúpulo. Distribuyéndose actualmente en la R. Dominicana, EE.UU., Europa y Las Antillas. Cervecería Vegana
Iniciaremos esta historia presentando la situación político-social que vivía nuestro país previo a la instalación de la industria que dio origen a lo que es hoy Cervecería Vegana S.A. El 14 de Agosto de 1963 surge Cervecería Cibao, CxA. en la ciudad de La Vega, Rep. Dom., con sus productos Cerveza Criolla y Malta Criolla, ésta última sin alcohol, los cuales salieron al mercado en Diciembre 67 y en Marzo del 68 respectivamente. Esa empresa cierra sus puertas en el 1974 a causa de problemas de captación de recursos y ante la imposibilidad de poder coexistir con el competidor mayoritario que llevaba 45 años en el mercado. El 9 Junio 1975 se constituye la Cervecería Vegana, S. A., la cual queda ubicada en los mismos terrenos que ocupaba la Cervecería Cibao, CxA. El 24 de Septiembre 1977, sale el mercado la cerveza "Quisqueya". Su aceptación fue inmediata alcanzando altos volúmenes de venta. Desde entonces Cervecería Vegana, S. A. ha seguido creciendo y diversificando sus productos con Cerveza Brava, en 1981; Extracto de Malta Tiegerbrau, en 1983; Cerveza Dry, en 1990; Cerveza Guinness, en 1993; Maltina, en 1995 y Cerveza Soberana, en 1996. Cerveza Quisqueya Extra
Quisqueya Extra es una cerveza rubia tipo pilsener lanzada a mediados de los setenta. Para su elaboración se utilizan selectos y finos ingredientes que hacen que su excelente sabor y aroma sean únicos, con un 5 % de alcohol por volumen. La excelente calidad de este producto hace que sea preferida por los consumidores al momento de su elección, distribuyéndose en R. Dominicana y Estados Unidos. Cerveza Soberana
La soberana es una cerveza que perfecciona la industria de bebidas al llevar en un solo producto todo lo que el consumidor busca. Por su exquisito sabor y su suavidad, la soberana es una cerveza de cualidades únicas y fascinantes, que encantara a todo consumidor con la mejor combinación de cada elemento con el tiempo. La soberana está fabricada partiendo con los más finos ingredientes y de mayor calidad, para la fina elaboración de nuestro producto utilizamos: Agua, Una selección superior de cebada malteada, Lúpulo, Cereales, Un grado de alcohol de 6% de volumen, Otros ingredientes que nos identifica y nos diferencian de la competencia. La soberana es un producto muy efectivo, elaborado con una receta alemana siendo su sabor exquisito, consiguiendo un producto altamente ligero con un agradable aroma y sin dejar un aliento fuerte. Se le ha llamado a este producto SOBERANA porque hace alusión a la libertad de nuestro pueblo o de la patria y por razones de liderazgo nos sentimos Soberanos en el país.